Saltar al contenido

¿Cómo de seguro esta tu hijo frente a la muerte súbita del lactante?

octubre 22, 2018

El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) se define como la muerte inesperada y repentina de un bebé entre un mes y un año de edad, cuyo estado de salud previo no dejaba presagiar un tal desenlace. Se habla de muerte súbita inexplicable cuando la autopsia, investigación clínica, bactereológica y biológica no permiten determinar las causas de la muerte del bebé.

También se le dan los nombres de muerte en la cuna y muerte infantil súbita.

Causas y prevención de la muerte súbita del lactante

La muerte súbita del lactante es la primera causa de muerte de los niños menores de un año en los países industrializados. Entre el 80 y el 90% de las muertes se producen antes de los 6 meses de vida, afectando sobre todo a los bebés de entre 2 y 4 meses.

Causas de la muerte súbita del lactante

Actualmente se desconocen las causas exactas de esta muerte prematura, pero existen algunas teorías como las expuestas a continuación.

  • Un desequilibrio de la serotonina que podría explicar hasta el 50% de los casos
  • Factores genéticos. Por eso se hace un mayor seguimiento a los hermanos de bebés fallecidos.
  • Factores infecciosos

plagiocefalia funcional, bebes, plagiocefalia

Factores de riesgo de la muerte súbita del lactante

Existen un cierto número de factores de riesgo en la aparición de la muerte súbita del lactante. Algunos de ellos pueden evitarse si se conocen de antemano, por lo que no dude en hablar con su entorno y aconsejar a las futuras madres hábitos de vida saludables.

  • Afecta más a lo varones, sobre todo de origen afroamericano e indioamericano.
  • Los bebés prematuros y con bajo peso al nacimiento también se ven más afectados.
  • Bebés de embarazos múltiples (mellizos, trillizos…)
  • Si el bebé presentó problemas neurológicos o apneas debidas a inflamaciones o deformaciones de la vías aéreas superiores.
  • Bebés que sufren reflujos gastroesofágicos.
  • Si hubo ausencia de cuidados prenatales o si éstos fueron tardíos
  • Bebés de madres adolescentes.
  • Madre fumadora durante el embarazo.
  • Bebés fumadores pasivos.
  • Antecedentes familiares, como hermanos que sufrieron muerte súbita.
  • Vivir en la pobreza.

Medidas de prevención de la muerte súbita del lactante

En este vídeo se dan consejos para que los bebés tengan un sueño seguro, como las características de la cuna y medidas de precaución que se deben aplicar.

A continuación se describen las medidas que deben adoptarse para disminuir al máximo los casos de muerte súbita del lactante. A pesar de todos los esfuerzos siguen dándose casos porque no se pueden explicar todos los casos, por lo que los padres que sufren la pérdida de un hijo no deben culpabilizarse. Existen asociaciones que pueden ayudarles en este triste trance.

  • Acudir al pediatra si el bebé ha sufrido un desmayo, una pausa respiratoria, una apnea, si tiene cambios de color en la piel (cianótico, palidez…). Así el médico buscará si existen causas de hipertonía vagal.
  • Acudir al pediatra si el bebé tiene reflujos.
  • Acudir al pediatra si el bebé tiene fiebre.
  • Nunca administrar jarabes o calmantes a un bebé sin prescripción médica, no administrar medicamentos que hayan sido prescritos en una enfermedad anterior sin consultar al médico.
  • Amamantar al bebé reduce el riesgo.
  • No abrigar demasiado al bebé cuando duerme. La hipertermia (exceso de temperatura) no es recomendable. La temperatura de la habitación debe estar entre 18º y 20ºC. Por la misma razón, la cuna no debe estar pegada a un radiador o fuente de calor.
  • Airear la habitación donde duerme el bebé al menos 10 minutos al día para mejorar la calidad del aire.
  • Acostar al bebé boca arriba sobre un colchón firme. 
  • La cuna debe tener sólo una sábana bajera, y se deben evitar mantas, colchas, almohadas, peluches, chichoneras y cualquier tejido que pueda asfixiar al pequeño. Además, todos estos accesorios acumulan ácaros, lo que podría provocar alergias. Para que el bebé no tenga frío en invierno lo más recomendable es utilizar saquitos para dormir para bebés hasta la edad de 2 años.
  • No acostar al bebé en la cama de los padres por el riesgo de asfixia e hipertermia. En cambio es recomendable que duerma en la misma habitación que los padres hasta al menos la edad de 6 meses porque estará más vigilado y los padres podrán darse cuenta más fácilmente si el bebé sufre alguna apnea o problema. Si desea tener cerca a su bebé porque le está dando el pecho puede utilizar una cuna de colecho en lugar de acostarlo en su cama.
  • Procurar un ambiente sano para el bebé. El alcohol, las drogas y el tabaco consumidos por los padres no ayudan a conseguir este ambiente sano y protector para el pequeño. Si tiene adicciones consulte con su médico para buscar ayuda profesional.

Además de respetar todas estas normas de seguridad es importante que el bebé esté al día de todas sus vacunas obligatorias. Su pediatra le indicará cuándo debe realizarlas. Proteger a los bebés contra las enfermedades y mejorar su inmunidad le ayudará a crecer sanos.

¿El chupete protege contra la muerte súbita del lactante?

Durante los últimos años se recomienda poner el chupete a los bebés cuando van a dormir porque disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante. No hay que poner el sujeta chupetes o cualquier otro accesorio o pinza, sólo el chupete, dado el peligro de estrangulación.

Aún no está claro por qué el chupete tiene este efecto, pero existen algunas teorías. Según un estudio de 2005 los movimientos de succión ayudarían al desarrollo neurológico de las vías respiratorias superiores.

Otra explicación es puramente mecánica, si el niño se da la vuelta y se queda boca abajo el asa del chupete dejaría un espacio suficiente para que pasase el aire entre el colchón y la nariz del bebé.

En cualquier caso se recomienda que los bebés que toman el pecho usen el chupete al irse a dormir a partir de un mes de vida (la muerte súbita es rara durante el primer mes) para que se habitúen a la lactancia sin interferencias.

Los bebés que toman el biberón pueden utilizar el chupete desde los primeros días tras el nacimiento.

El chupete puede retirarse a partir del año de vida ya que el riesgo de muerte súbita desciende a partir de esta edad.